Silla Adirondack

Silla o sillón Adirondack. Origen.

La silla Adirondack es un clásico del mobiliario de jardín y exteriores. Parece que la primera silla Adirondack fue creada en 1903 en Estados Unidos por Thomas Lee, quien buscaba tener una silla de exterior confortable, a la vez que robusta, donde pasar horas contemplando el paisaje en su residencia de vacaciones. De ahí le viene su nombre, de las montañas Adirondack, situadas en el estado de Nueva York, y que formaban parte de ese paisaje que las vio nacer. Su diseño y silueta es inconfundible, formado por un respaldo y asiento de listones de madera, unos reposabrazos largos y anchos, y unas patas traseras en pendiente. Su asiento inclinado la hace perfecta para siestas y momentos de relax. Puedes encontrar más información sobre el origen de la silla Adirondack en Wesport, NY, en el siguiente enlace.

Sillas Adirondack de madera

La silla Adirondack es un icono que se ha ido comercializando a lo largo de los años por diferentes marcas. Y aunque su concepción original fue en madera de pino, en la actualidad se puede encontrar de diferentes materiales y acabados. Nuestras preferidas son las sillas Adirondack de madera, como fueron concebidas en su origen, que aportan a tu jardín un toque natural. Echa un vistazo a esta selección de modelos que te proponemos y que se comercializan en la actualidad.

Sillón Adirondack para el jardín

FILTROS:


Color

Material

Marca

Precio

Producto agotado Déjanos tu email y te avisaremos cuando esté disponible